El frío, uno de los mayores enemigos del perro

 

chihuahua-manta

La entrada del invierno a veces puede convertirse en un quebradero de cabeza. La llegada del frío después de unos plácidos y cálidos meses de verano y buen tiempo a algunos se nos hace más cuesta arriba que a otros, ¿verdad?

En la mayoría de ocasiones la bajada de temperatura es tan brusca y repentina que nos obliga a sacar deprisa y corriendo toda la ropa de abrigo que tenemos guardada en el fondo del armario. Y por supuesto, también nos ronda por la cabeza la idea de si nuestro peludito está pasando frío.

Diferencias biológicas entre humanos y perros

Nuestros compañeros son los que mejor nos entienden, pero eso no significa que sean biológicamente iguales a nosotros. Conocer las diferencias nos ayudará a comprender porqué la regulación de la temperatura es tan especial.

Capas de grasa

 Lo primero que debemos saber es que los perros, a diferencia de los humanos, cuentan con una gruesa capa de grasa en su piel y un pelaje cuya función es protegerlos de las bajas temperaturas.

Raza y pelaje

Si tenemos en nuestra casa perros de razas más pequeñas y pelo más corto como carlinos, chihuahuas o caniches quizás tengan más probabilidad de padecer más frío que razas como golden, mastines o pastores alemanes.

Ausencia de poros

Los perros no cuentan con glándulas sudoríparas, por lo que no pueden sudar por los poros como nosotros. Esto les obliga a regular su temperatura a través de su hocico, sus almohadillas o la expulsión del aire a través de la boca.

No obstante, estas diferencia no siempre son suficientes para combatir el frío que nos acecha de golpe en invierno.

Síntomas de frío en el perro

peluche con fiebre

Por desgracia nuestros perros no saben hablar y no pueden decirnos con palabras que están tiritando de frío, sin embargo, por suerte son unos grandes comunicadores no verbales. Estos son los síntomas que nuestro amigo de cuatro patas suele presentar cuando necesita algo de abrigo.

Somnolencia:

Si vemos que el perro duerme más de lo habitual y que se pasa el día cansado puede ser por el frío.

Sequedad en la piel:

Podemos observar si su piel o la zona de su nariz están más secas de lo normal, y eso puede indicarnos que el perro no está tolerando bien la temperatura.

Temblores:

A veces cuando sacamos a pasear a nuestro perrito podemos observar que comienza a temblar sin motivo alguno. Si, puede estar pasando frío.

Fiebre:

Puede ser un indicador de hipotermia en perros. La temperatura normal de un can siempre es algo más elevada que la de un humano, oscilando entre 38.5º y 39.5º.  

Movilidad y respiración lenta:

Cuando un perro está pasando frío, a veces sus músculos se contraen a modo de defensa ante las bajas temperaturas. Si vemos que se mueve de forma torpe y/o que respira lentamente probablemente tenga frío.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *